top of page

8 beneficios para la salud del ayuno intermitente, respaldados por la ciencia.


A pesar de su reciente aumento de popularidad, el ayuno intermitente es una práctica que se remonta a siglos, y juega un papel central en muchas culturas y religiones.


Definido como la abstinencia de todos o algunos alimentos o bebidas, durante un período de tiempo determinado, existen muchas formas diferentes de ayunar.


En general, la mayoría de los tipos de ayunos se realizan durante 24 a 72 horas.


El ayuno intermitente, por otro lado, implica un ciclo entre períodos de alimentación y ayuno, que van desde unas pocas horas hasta unos pocos días a la vez.


Se ha demostrado que el ayuno tiene muchos beneficios para la salud, desde una mayor pérdida de peso hasta una mejor función cerebral.



Aquí hay 8 beneficios para la salud del ayuno intermitente, respaldados por la ciencia.



1. Controla el azúcar en la sangre.

Varios estudios han encontrado que el ayuno puede mejorar el control del azúcar en la sangre, lo que podría ser especialmente útil para quienes tienen riesgo de diabetes. De hecho, un estudio en 10 personas con diabetes tipo 2 mostró que el ayuno intermitente a corto plazo, disminuyó significativamente los niveles de azúcar en sangre.





2. Promueve una mejor salud al combatir la inflamación



La investigación muestra que la inflamación puede estar involucrada en el desarrollo de condiciones crónicas, como enfermedades cardíacas, cáncer y artritis reumatoide.


Algunos estudios han encontrado que el ayuno intermitente puede ayudar a disminuir los niveles de inflamación y ayudar a promover una mejor salud.


Un estudio en 50 adultos sanos mostró que el ayuno intermitente durante un mes disminuyó significativamente los niveles de marcadores inflamatorios.


Otro pequeño estudio descubrió el mismo efecto, cuando las personas ayunaron durante 12 horas al día durante un mes.


Además, un estudio en animales descubrió que seguir una dieta muy baja en calorías para imitar los efectos del ayuno reducía los niveles de inflamación y era beneficioso en el tratamiento de la esclerosis múltiple, una enfermedad inflamatoria.


Resumen: Algunos estudios han encontrado que el ayuno intermitente podría disminuir varios marcadores de inflamación y puede ser útil en el tratamiento de afecciones inflamatorias, como la esclerosis múltiple.




3. Puede mejorar la salud del corazón al mejorar la presión arterial, los triglicéridos y los niveles de colesterol.




La enfermedad cardíaca se considera la principal causa de muerte en todo el mundo, y representa aproximadamente el 31,5% de las muertes a nivel mundial.


Cambiar su dieta y estilo de vida es una de las formas más efectivas de reducir su riesgo de enfermedad cardíaca.


Algunas investigaciones han encontrado que incorporar el ayuno intermitente en su rutina, puede ser especialmente beneficioso cuando se trata de la salud del corazón.


Un pequeño estudio reveló que ocho semanas de ayuno en días alternos. redujeron los niveles de colesterol LDL "malo" y triglicéridos en sangre en un 25% y 32% respectivamente.


Otro estudio en 110 adultos obesos mostró, que el ayuno intermitente durante tres semanas bajo supervisión médica, disminuyó significativamente la presión arterial, así como los niveles de triglicéridos en la sangre, colesterol total y colesterol LDL "malo".


Resumen: El ayuno intermitente se ha asociado con un menor riesgo de enfermedad coronaria y puede ayudar a reducir la presión arterial, los niveles de triglicéridos y colesterol.





4. Puede estimular la función cerebral y prevenir trastornos neurodegenerativos




Aunque la investigación se limita principalmente a la investigación con animales, varios estudios han encontrado que el ayuno podría tener un efecto poderoso en la salud del cerebro.


Un estudio en ratones mostró que la práctica del ayuno durante 11 meses mejoró tanto la función cerebral como la estructura cerebral.


Otros estudios en animales han informado que el ayuno podría proteger la salud del cerebro y aumentar la generación de células nerviosas, para ayudar a mejorar la función cognitiva.


Dado que el ayuno intermitente también puede ayudar a aliviar la inflamación, también podría ayudar a prevenir los trastornos neurodegenerativos.


En particular, los estudios en animales sugieren que el ayuno puede proteger y mejorar los resultados de afecciones como la enfermedad de Alzheimer y el Parkinson.


Sin embargo, se necesitan más estudios para evaluar los efectos del ayuno intermitente sobre la función cerebral en humanos.




5. Ayuda a perder peso, al limitar la ingesta de calorías y estimular el metabolismo.



Muchas personas que hacen dieta, retoman el ayuno intermitente en busca de una manera rápida y fácil de bajar algunas libras.


En teoría, abstenerse de todos o ciertos alimentos y bebidas, debería disminuir su ingesta total de calorías, lo que podría conducir a una mayor pérdida de peso con el tiempo.


Algunas investigaciones también han encontrado que el ayuno a corto plazo, puede estimular el metabolismo, al aumentar los niveles del neurotransmisor norepinefrina, que podría mejorar la pérdida de peso.


De hecho una revisión encontró que el ayuno intermitente durante 3 a 12 semanas, fue tan efectivo para inducir la pérdida de peso, como la restricción continua de calorías, la disminución del peso corporal y la masa grasa hasta en un 8% y 16% respectivamente.


Además, se descubrió que el ayuno es más eficaz, que la restricción de calorías, para aumentar la pérdida de grasa y al mismo tiempo preservar el tejido muscular.


Resumen: El ayuno intermitente puede aumentar el metabolismo y ayudar a preservar el tejido muscular para reducir el peso corporal.